Somos veganos

Nos gusta comer bien

¿Qué es el seitán?

Posiblemente hayáis escuchado la palabra seitán recientemente, un alimento que está poniéndose muy de moda porque se trata de un preparado hecho a base de glúten de trigo. Por ello es conocido como la “carne vegetal” y forma junto al tempeh y el tofu un equipo de alimentos naturales, repletos de proteínas y especial para dietas veganas o vegetarianas.

Características del seitán

Es importante recordar que este producto al estar formado por proteína de trigo no debe ser consumido por celiacos. Su característica principal es que tiene un sabor y una textura bastante parecida a la carne, por la cual puede ser usado para recetas de carne pero “sin carne”.

¿Qué es el seitán?

Cada porción de 100 gramos de este producto nos aportará aproximadamente unos 24 gramos de proteína y 121kcal, lo que lo convierte en un alimento muy ligero y sobre todo digestivo.

Por otro lado, destacan los minerales que se encuentran en el seitán como el potasio, calcio y el sodio principalmente. Por tanto, si se tiene la tensión alta es importante evitar un consumo abusivo.

También destaca por no tener apenas fibra, grasas ni azúcares, lo que convierte a este producto en un alimento ideal para cualquier clase de persona y dieta.

Aquellas personas que tienen problemas de estómago como por ejemplo digestiones pesadas, tendrán a un estupendo aliado en este alimento dado que es de muy fácil digestión y no resulta pesado en ningún momento.

Gracias a estas características, cuenta con una textura muy especial y sobre todo es muy versátil, lo que permite prepararlo de mil y una formas diferentes con los que poder sorprender a la familia.

Los beneficios de sus proteínas

Otra de las grandes ventajas que tiene el seitán es que tiene un buen índice proteico, lo que proporcionará sensación de saciedad a quien lo consuma, por lo que es ideal para aquellas personas que busquen bajar de peso.

Podemos decir que este alimento es cardiosaludable porque tiene un contenido nulo en colesterol y grasas saturadas, a lo que hay que sumar su bajo contenido calórico, ideal para complementar una dieta en la que se tenga como objetivo bajar de peso sin pasar hambre.

¿Cómo se prepara?

La forma de preparar este alimento es de lo más versátil que se pueda imaginar dado que se puede guisar sin que se desmenuce, asimismo también se puede rebozar, freír o incluso utilizar como si fuese jamón de York, es decir, cortarlo y comerlo directamente, hacer un sándwich, una hamburguesa o un bocadillo, con unos tallarines vegetales en el wok, o en la ensalada de garbanzos, entre muchas otras ideas.

En cuanto al precio, hay que destacar que aunque se puede comprar en grandes superficies así como en tiendas veganas, se puede hacer en casa con los ingredientes necesarios y un kilo de este producto puede salir entre dos y tres euros.

Ahora ya sabes que hay muchas oportunidades para poder introducir este alimento en nuestra dieta, ligero, sano, versátil a la hora de cocinar y que puede ser preparado de muchas formas diferentes tanto para los niños como para los más mayores de la familia, ¿se puede pedir más?