Somos veganos

Nos gusta comer bien

Hamburguesa de quinoa y garbanzos

El gran secreto de esta super hamburguesa es que se elabora casi en su totalidad con ingredientes que ya tienes en la despensa.

Los garbanzos son de tarro, si, esos que vienen ya cocidos; la quinoa es un alimento básico en mi despensa, y siempre tengo en la nevera algún lote de quinoa cocida esperando para ser utilizada.

Hamburguesa de quinoa y garbanzos

El resto de ingredientes los cogí del congelador, y las hierbas aromáticas de las especias. Al final, cuando todos estos ingredientes se unen para hacer la hamburguesa, es como magia.

INGREDIENTES

  • 3 tazas de garbanzos cocidos (pueden ser de tarro)
  • ⅓ taza de quinoa
  • 1 paquete de 450 gr de espinacas picadas congeladas
  • 1 cucharadita de aceite de oliva para rehogar las espinacas
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de Cayena (o menos cantidad si quieres que esté menos picante)
  • 1/4 taza de harina de garbanzos
  • 6 dientes de ajo, finamente picados
  • 2 cucharaditas de hierbas provenzales
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • Sal al gusto

INSTRUCCIONES

Lavamos la quinoa, la escurrimos y la tostamos en una sartén a fuego medio. Cuando se separen los granos, añadimos 160 ml de agua y lo ponemos a máxima temperatura para que llegue a ebullición. Lo tapamos y dejamos que cueza a fuego lento durante 15 minutos. Apagamos el fuego y lo dejamos reposar tapado durante al menos otros 10 minutos.

Calentamos el aceite en una sartén y añadimos las espinacas congeladas, la sal y la pimienta negra. Lo cocinamos, revolviendo con frecuencia, hasta que las espinacas se descongelen. Lo tapamos y dejamos que adquieran la textura que queremos a fuego lento, pero no más de cinco minutos. Apagamos el fuego y lo reservamos.

En un bol grande, trituramos los garbanzos cocidos. Si queremos notar trozos de garbanzo, no lo trituramos del todo. Agregamos la quinoa cocida, la harina de garbanzos, 1/2 taza de espinacas cocidas, el pimentón, la pimienta Cayena, las hierbas provenzales y el ajo.

Lo ponemos a punto de sal y dividimos la masa en ocho porciones de igual tamaño. Aplastamos cada porción para darle la forma de hamburguesa. Se puede hacer de mayor o menor tamaño, según nuestros gustos.

Calentamos una plancha o una sartén antiadherente, lo rociamos con aceite, y cuando esté caliente, ponemos las hamburguesas separadas entre si. Las cocinamos durante unos minutos hasta que la parte inferior esté dorada, y luego le damos la vuelta para continuar con la cocción por el otro lado.

Las colocamos en un pan de hamburguesa con algún aro de cebolla, mayonesa vegana, tomate en rodajas y una cama de espinacas salteadas que hemos reservado.

Si te apetece probar más platos veganos, prueba este risotto vegano que está para chuparse los dedos.